El Supremo rechaza revisar el despido de un trabajador que usó tarjetas de empresa para gastos personales