El Tesoro coloca 5.000 millones en bonos, el máximo previsto, a tipos en mínimos