El Tesoro pulsa si los escándalos políticos afectan a los mercados