El Tesoro coloca holgadamente 5.515 millones en letras y baja su rentabilidad