Tokio cierra en positivo gracias a un yen más débil