Toyota, un gigante herido reforzado por la caída de GM