Trabajadores de una fábrica francesa que debe cerrar amenazan con prenderle fuego