El Tribunal de Cuentas dice que las medidas contra la crisis pueden alterar el futuro