Trichet dice que las democracias no están listas para afrontar una segunda crisis