Trichet niega una crisis del euro, sino de las finanzas de algunos Estados