Trichet insiste en que la prioridad es hacer creíbles los objetivos presupuestarios de 2011