Trichet sugiere el final de las subidas de tipos, pero deja en el aire la posibilidad de rebajarlos