Tristane Banon, otra enemigo