La UE y el FMI empiezan a examinar a Portugal en plena crispación política