La UE defiende las verduras