UGT dice que la reforma financiera destruirá empleo y no facilitará que fluya el crédito