La Unión Europea carga contra el AVE