Wall Street pierde la cota de los 9.000 puntos un año después de marcar su máximo histórico