Zapatero busca complicidad empresariado catalán y abona reformas laborales