Zapatero confía en las reformas