Zapatero descarta que los bancos españoles necesiten una inyección de capital