El abogado de Jaume Matas dice que los registros "no fueron una sorpresa"