Los octogenarios que vieron venir la crisis