Los afectados por las preferentes tendrán que aceptar una quita de hasta el 70%