Los afectados reclaman más de 100 millones por el escándalo de la dioxina en Alemania