Las agencias de viaje ya perciben una caída de las reservas para las próximas semanas en Cataluña