La agonía del Mobile continúa: se mantiene por ahora mientras la fuga de empresas crece