El ajuste inmobiliario terminará en 2012 con la vivienda un 30% más barata