Alcoa ni siquiera estudia la propuesta del Gobierno para evitar el cierre de la planta de Lugo