A palos a las puertas del Congreso entre los trabajadores de Alcoa y los antidisturbios