El decreto sobre el alquiler le parece insuficiente a los usuarios