El coste de la vida sube por los altos precios de combustibles y la subida del IVA