La amenaza de huelga podría extenderse a otros aeropuertos