Un analista afirma que "al día siguiente" de la independencia, "todos los bancos catalanes quebrarían"