Una crisis que ya dura 4 años