Los apartamentos turísticos, a examen