El apoyo de la OCDE baja los costes de financiación de España