El euro arranca la semana con fuerza ante la inseguridad de los inversores en EEUU