El coste de asegurar la deuda portuguesa marca máximos históricos