Los asesores fiscales rechazan subir los impuestos y apuestan por rebajar aún más el despido