Los astilleros gallegos respiran tras la adjudicación de dos floteles de Pemex