El aumento del consumo redujo el ahorro de los hogares al 13,1 por ciento en 2010