La AP-1 se convierte en la primera autopista de España en la que se dejará de pagar peaje