La autoridad fiscal mantiene que el déficit de 2015 es "muy exigente" pese a la mejora del PIB