¿Por qué el 737 se ha convertido en un avión maldito?