La bajada de tipos del BCE da esperanzas