La crisis reduce las bajas laborales