La banca irlandesa, entre las más expuestas a las economías débiles del euro