Los bancos han aumentado su exposición a las economías de Latinoamérica