Los bancos centrales alertan de que la volatilidad es extremadamente alta